Skip to content

The Art of the Flyer, o tonto el último

25 marzo 2008

Si bien prefiero el logotipo como pieza esencial en el diseño, no cabe duda de que el flyer puede ser una de las piezas que más condensa la creatividad y la comunicación, y que sirve para demostrar con más o menos acierto el estilo y capacidades de un diseñador. Al igual que en el siglo pasado hubo grandes cartelistas, como Alphonse Mucha y Toulouse Lautrec (considerados por muchos los primeros diseñadores gráficos, ya que pusieron parte de su arte al servicio de la publicidad y realizaron sus trabajos pensando siempre en la forma en que serían reproducidos en imprenta, calculando la forma de reducir costes mediante eliminación de tintas innecesarias) también ha habido grandes “flyeristas”, cuya enorme influencia se ha diluido en el maremagnum de la imitación, el descaro del plagio y la vergüenza del robo de recursos.
Al ser una de las piezas más efímeras de toda la creación gráfica, el flyer parece haberse ganado el derecho al “todo vale” y raro es que el diseñador no vaya con prisa, acudiendo a los topicazos de moda, pillando imágenes de donde pueda y copiando descaradamente lo que ha demostrado funcionar anteriormente. Esto pasa un poco a todos los niveles del diseño (se da el caso, por ejemplo, de la identidad corporativa del gobierno de españa, que copiaba al alemán) pero no deja de ser una cutrada, y pone de manifiesto quién se toma en serio su trabajo y quién se metió en esto por razones tan tontas como “saber manejar los programas” o porque “ser diseñador gráfico es guay”.
Recientemente me encuentré con la sorpresa de ver por toda la ciudad carteles y flyers de una fiesta de música electrónica donde aparece un render del excelente artista 3D Fausto de Martini, una imagen finísima de un robot un poco al estilo del videoclip de björk “all is full of love”, y la verdad es que queda muy bien y llama la atención, y se ve estupendamente, ya que la imagen la han cogido del mismo sitio en donde yo la vi por primera vez, que es un portal de creadores 3D en donde cuelgan sus renders en media o alta resolución para que los demás puedan apreciar la calidad de su trabajo en todos los detalles.
Este pillaje no solo es sucio y delictivo, sino que demuestra la escasez de recursos creativos de muchos diseñadores que hoy por hoy nos machacan con sus “ready made” del grafismo y que desprestigian la profesión.
La solución para usar imágenes en nuestros trabajos sin copiar, robar ni plagiar nada es símplemente usar imágenes nuestras, combinarlas con algo de imaginación, y manipularlas de la forma en que creamos oportuno, o cerciorarnos de usar imágenes libres de derechos, no ya porque te vayan a pillar, que es improbable, sino por ética profesional. Probablemente no tendremos magníficos androides en 3D ni frondosos bosques de secuoyas gigantes dignos de la portada del Natinal Geographic, pero el trabajo que hagamos será legítimo, y tendremos la satisfacción de que es nuestro de principio a fin.
En este caso os pongo un flyer que hice hace algunos meses para anunciar una serie de conciertos de música improvisada, donde usaba una imagen que había tomado en el Lago Trassimeno, en Italia.

imagen original, Lago Trassimeno, Italia, hecha por mí en agosto de 2007
imagen retocada

flyer con imagen de fondo

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: